La Organización Mundial de la Salud identifica la carne roja como probable carcinógeno debido a la correlación positiva entre su consumo y el desarrollo de cáncer colorrectal. Desde esta declaración, estudios adicionales también han encontrado un vínculo entre el cáncer y la carne roja, pero ninguno había podido identificar la causalidad, solo la correlación, hasta ahora. Un nuevo estudio publicado en la revista Cancer Discovery ha identificado una mutación del ADN que podría explicar esta relación entre la carne y el cáncer.

Esta investigación sin precedentes fue realizada por el Instituto de Cáncer Dana-Farber en Boston. El investigador principal y oncólogo Marios Giannakis secuenció el ADN de 900 pacientes con cáncer colorrectal y encontró una mutación común, o *alquilación, significativamente asociada con pacientes que consumían carne roja procesada y no procesada antes de su diagnóstico de cáncer. Se cree que los compuestos químicos que se encuentran en la carne roja, como el nitroso y el hemo, causan esta alquilación.

Evidencia científica

Si bien no todas las células con este daño por mutación se volvieron cancerosas, Giannakis descubrió que los pacientes con los niveles más altos de esta mutación tenían un riesgo 47% mayor de muerte por cáncer colorrectal en comparación con los pacientes con un nivel más bajo de daño.

Los científicos han podido identificar las sustancias químicas exactas que hacen que el tabaco sea tan peligroso y también han descubierto las bandas específicas de luz ultravioleta que pueden mutar en cáncer de piel. Esta nueva investigación no solo se suma a la evidencia entre el consumo de carne roja y el cáncer, sino que ofrece una explicación para respaldar la correlación.

Los investigadores tienen la esperanza de que estos hallazgos puedan usarse para ayudar a las personas a prevenir el cáncer colorrectal, o al menos a detectarlo en una etapa más temprana. Los médicos pueden buscar esta alquilación específica en el ADN de los pacientes y aconsejar a las personas que ya muestran signos de mutación que eliminen la carne roja. También se puede utilizar como pronóstico para pacientes que ya tienen cáncer, ya que la cantidad de alquilación parece ser un indicador confiable de la tasa de supervivencia (cuanto mayor es la alquilación, menor es la tasa de supervivencia).

Esta investigación viene seguida de evidencia adicional que vincula el consumo de carne y productos lácteos con un mayor riesgo de cáncer de mama.

*Alquilación: En la química orgánica, se denomina alquilación a la transferencia de un grupo alquilo de una partícula en movimiento hacia otra en reposo. El grupo alquilo puede ser transferido como un carbocatión de alquilo, un radical libre, un carbanión o un carbeno (o sus equivalentes).1 Los agentes alquilantes son ampliamente utilizados en la química ya que el grupo alquílo es probablemente el grupo más común entre las moléculas orgánicas. Numerosas moléculas orgánicas objetivo o sus precursores sintéticos están formadas por una cadena alquilo que contiene grupos funcionales específicos en un determinado orden. Se utiliza la alquilación selectiva, o el agregado de partes a la cadena con los grupos funcionales deseados, especialmente cuando no existe un precursor biológico común. La alquilación con solo un átomo de carbono se denomina metilación. En el ámbito de la medicina, la alquilación del ADN se utiliza en quimioterapia para afectar el ADN de las células cancerígenas. La alquilación se realiza mediante un tipo de substancias denominadas agentes alquilantes.

Fuente: https://vegnews.com/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here