El gobierno del Reino Unido anunció recientemente planes para reducir sus emisiones en más de dos tercios para lograr la neutralidad de carbono para 2050. Pero, para hacerlo, los consumidores deben reducir su consumo de carne y productos lácteos en un 20 por ciento, según un nuevo informe del Comité de Cambio Climático.

El informe del Sexto Presupuesto de Carbono, publicado esta semana, describe la carne de rumiantes como la “fuente de proteína más intensiva en Gases de Efecto Invernadero (GEI)” y argumentó que, aunque los cerdos y las aves de corral producen menos emisiones en comparación, “existe la preocupación de que los alimentos importados para estos animales puedan tener un alto nivel de emisiones”.

Menos emisiones de GEI

También elogió las fuentes de proteínas de origen vegetal por tener «significativamente menos emisiones de GEI que las proteínas de origen animal en comparación con las mismas». Aunque una reducción del 20% cae por debajo de la Guía Eatwell de la Universidad de Oxford, el Comité de Cambio Climático dice que serán necesarias más reducciones después de 2030 «en algunos escenarios» y considera cómo la carne proveniente de células de cultivo puede convertirse en parte de la dieta de los consumidores.

Otras políticas del informe incluyen prohibir la venta de calderas de gas más allá de 2033, aumentar la cobertura de bosques del 13 al 15% para 2035 y reducir los viajes. «Consumir más de una dieta basada en plantas puede reducir las enfermedades no transmisibles como la diabetes, las enfermedades cardíacas y una variedad de cánceres relacionados con la dieta, lo que a su vez puede reducir el riesgo de desarrollar complicaciones graves por covid-19», afirma el informe.

“Las personas con diabetes tipo 2 (tanto controlada como no controlada) tienen un 81 por ciento más de probabilidades de morir a causa del virus». NHS England estima que se podrían salvar más de 100.000 vidas cada año con dietas más saludables.

Hay que transformar el sistema alimentario mundial

“Los datos oficiales indican que el consumo de algunas carnes y productos lácteos ha caído en el Reino Unido. Los datos de encuestas recientes sugieren una mayor disposición a adoptar una dieta más basada en plantas, mientras que el mayor enfoque en dietas más saludables debido al impacto de covid-19 puede estar liderando una aceleración en esta tendencia entre ciertos grupos».

A principios de este año, una investigación de un equipo internacional dirigido por la Universidad de Oxford descubrió que reducir drásticamente nuestro uso de combustibles fósiles es esencial para cumplir los objetivos climáticos globales. Pero no es suficiente a menos que también transformemos el sistema alimentario mundial. De hecho, los científicos dicen que, incluso si las emisiones de combustibles fósiles se detienen inmediatamente, las emisiones del sistema alimentario mundial por sí solas podrían aumentar las temperaturas globales en más de 1,5 ° C.

“Nuestra investigación enfatiza la importancia de reducir las emisiones del sistema alimentario global … Lo más importante es que las personas cambien hacia dietas predominantemente basadas en plantas”, concluyó el Dr. Michael Clark de la Oxford Martin School y del Departamento de Salud de la Población de Nuffield

Fuente: https://plantbasednews.org, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here