Tras la reciente publicación de PETA de reportes suministrados por una fuente interna acerca de 27 animales muertos durante la grabación de «El Hobbit: Un Viaje Inesperado», se ha solicitado a las autoridades de Nueva Zelanda, donde se filmó la película, que se investigue y, de justificarse, poner en práctica cargos criminales a los responsables.

Mediante un informe supuestamente proporcionado a la organización protectora por 5 trabajadores de la producción del «El Hobbit» se establece lo siguiente:

  • Dos caballos castrados hicieron correr a un pony llamado Rainbow por un terraplén del potrero en el que los tres habían sido alojados juntos. A la mañana siguiente Rainbow fue encontrado aún vivo y sufriendo, con su cuello y espalda rota, por lo cual se le tuvo que sacrificar.
  • Un caballo llamado Doofus fue ubicado con los dos caballos castrados pese a lo que había ocurrido lo de Rainbow. Él fue de hallado también enredado en la valla. La piel y los músculos de su pata estaban rotos, además se hallaba rodeado de marcas de cascos lo que sugiere que fue a causa de una pelea.
  • Una yegua llamada Clare fue arrojada hasta la orilla de la ribera por otros caballos en su potrero, seguramente porque ahí no existía suficiente espacio o pasto para todos. Fue encontrada con el cuello roto y la cabeza sumergida en el río.
  • Zeppelin, otro caballo, murió repentinamente luego de presentar síntomas de cólicos, que pudo ser producto de una alimentación con granos cuando los caballos no están acostumbrados a ello. La dieta de Zeppelin era de pasto y heno, pero fue alimentado con granos en el set.
  • Un caballo llamado Shanghai, estaba cojo (sus patas habían sido amarradas juntas para que no se moviera) y lo habían dejado acostado en la tierra por más de tres horas. El resultado fue que las quemaduras, producto de las sogas, fueron maquilladas para la filmación. El que cojeara es una violación directa de las directrices de la Asociación Humana Americana (AHA), la agencia que monitorea el trato de los animales en las filmaciones de las películas y las producciones televisivas.
  • Una yegua llamada Molly quedó enredada en el alambre de la verja de su potrero, desgarrando la piel y el músculo de su pata.
  • Numerosas cabras y ovejas murieron por infección parasitaria y por caídas en desagües.
  • Doce gallinas murieron al ser atacadas por perros que no eran supervisados apropiadamente.

Photobucket

Las muertes no ocurrieron durante la filmación

Los productores del film dijeron que “rechazaban completamente las acusaciones”, exponiendo que la Asociación Humana Americana (AHA) había monitoreado el uso de los animales durante la filmación. “Medidas extraordinarias fueron tomadas para que no se emplearan a los animales durante las secuencias de acción o durante algunas secuencias donde pudiesen ser sometidos al estrés” comentaron.

PETA alega que la mayoría de las muertes ocurrieron en las granjas y establos donde los animales eran hospedados, y no mientras las cámaras rodaban. La organización expuso su objetivo de querer enviarle “un mensaje claro a Hollywood”, agregando que es importante hacer conscientes de la denuncia a los cinéfilos.

Photobucket

Paso hacia atrás

“La decisión de esta producción de emplear numerosos animales vivos y hacerles sufrir innecesariamente hace que la industria del entretenimiento de un paso gigantesco y vergonzoso hacia atrás” expresó Lisa Lange de PETA en una declaración.

“Nosotros lamentamos que algunas de estas acusaciones hechas por cuidadores que fueron despedidos hace más de un año sean ahora traídas a colación”, dijeron por su parte los productores de El Hobbit.

“Ni maltrato, ni abuso. Absolutamente nada,” expresó Peter Jackson, director de la película. “Ustedes tienen una organización política realmente radical que ha saltado sobre esto”, agregó, refiriéndose a PETA. Dijo que las acusaciones eran un insulto a todos los que trabajaron en la filmación y que los intentos de la organización proteccionista por ganar publicidad en el estreno fueron “muy patéticos” y aseguró que más de la mitad de los animales que aparecen en las 3 cintas de «El Hobbit» fueron generados por computadora.

Un portavoz de Peter Jackson, había reconocido anteriormente que dos caballos habían fallecido, muertes que pudieron ser evitables, pero aclaró que la productora trabajó rápidamente para mejorar los establos y otras instalaciones; asimismo afirmó que las acusaciones de malos tratos fueron infundadas.

Photobucket

Soluciones

La Asociación Humana Americana (AHA) está tratando de ampliar su capacidad de supervisar el bienestar animal desde los sets de grabación hasta las instalaciones donde los actores no-humanos se alojan.

La polémica a dado pie a nuevas interpretaciones ya que no involucra acusaciones de que algún “actor animal” resultara lesionado durante la grabación de «El Hobbit». En cambio, son señaladas las muertes de 27 animales en el rancho de Nueva Zelanda, a más de 160 kilómetros del set principal, que era empleado por la producción del filme.

Las condiciones allí eran aparentemente peligrosas con numerosos acantilados escarpados, sumideros, y perros que merodeaban el lugar, lo que afectó negativamente a los animales involucrados en la película de Jackson.

Mientras que la AHA supervisaba rutinariamente el bienestar animal en los sets de filmación, lo que garantiza que la atención veterinaria esté disponible en el sitio, el grupo tomó la iniciativa de mejorar las condiciones de seguridad en el rancho, donde ocurrieron las muertes. Como resultado de esta experiencia, la AHA – respaldada por PETA- ampliará el reconocimiento formal de su derecho a supervisar las instalaciones donde mantienen a los animales del cine.

Photobucket

“Nosotros (actualmente) no tenemos ni la jurisdicción o el financiamiento para expandir la supervisión de las actividades o condiciones fuera del set o antes de que los animales estén bajo nuestra protección”, dijo el Dr. Robin Ganzert, presidente de la AHA. “Existen muchos accidentes fuera del set, y eso debe parar. Es vital que trabajemos con la industria para brindarles alguna clase de protección a los animales durante la grabación, en todas las fases de la producción».

Debido a que la AHA se encuentra monitoreando la acción de los animales, lo que incluye tener un veterinario licenciado en escena, ningún animal fue lastimado en el set durante la grabación de «El Hobbit: Un Viaje Inesperado». Sin embargo, al enterarse de las lesiones y muertes de los animales mientras se encontraban en el rancho, la AHA fue más allá de su jurisdicción y autoridad para visitar, examinar y hacer recomendaciones de seguridad y mejoramiento de la granja.

Ganzert espera que esto se extienda a otras producciones cinematográficas, así como a las instalaciones que albergan a los llamados “actores animales” en retiro.

Fuente: AP, PETA, Hollywood Reporter, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here