Desde que en 2015 la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicaran un artículo sobre el riesgo de contraer cáncer por el consumo de carne roja y carne procesada, tomado de la evaluación realizada por el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC), comenzaron una serie de controversias sobre el tema.

Diversas organizaciones, en los años sucesivos, siguieron investigando el tema, algunas de ellas fueron la American Cancer Society y el World Cancer Research Found International, que en 2017 recomendaron bajar considerablemente el consumo de carnes rojas y procesadas para reducir el riesgo de cáncer. Así mismo, en abril de este año el Instituto de Prevención del Cáncer de California recomendó el consumo de fibra contenida en frijoles y granos para reducir el riesgo de cáncer de mama.

Greenpeace toma nota del documental Cowspiracy

Ante todos estos antecedentes y otros más que se sumaron a la lista, Greenpeace lanzó un movimiento titulado Less is more, con la finalidad de crear conciencia en la población sobre el impacto que tiene el alto consumo de carnes y lácteos en nuestra salud, en el clima y en el ambiente. El objetivo principal de la campaña es reducir para 2050 la producción y el consumo global de alimentos de origen animal en un 50%.

En la página oficial del movimiento dieron a conocer un artículo realizado por ellos en colaboración con Pete Smith, que actualmente es catedrático de Solis and Global Change en el Instituto de Ciencias Biólogicas y Ambientales de la Universidad de Aberdeen (Escocia, Reino Unido), en donde exponen la iniciativa del movimiento con base a estadísticas sustentadas y razonamientos coherentes con bases científicas.

Según el informe de Greenpeace, el impacto que tiene la producción de carne y productos lácteos sobre los procesos planetarios que sustentan la vida en la Tierra es tan grande que pone en peligro seis de los nueve límites clave. Cambiar la dieta humana apostando por un mayor número de alimentos de origen vegetal podría reducir en un 20-40% el aumento de riesgo de extinción previsto para las especies de medio y gran tamaño de aves y mamíferos para 2060.

Ser vegano es un tema de gran importancia ecológica

En su apartado “Impactos sobre la salud de la carne y los lácteos” retoman todos los riesgos cancerígenos, en obesidad y enfermedades cardiovasculares que una persona puede obtener tan sólo al consumir un ingesta diaria de 50 gramos de carne procesada.

Las conclusiones de la organización son sencillas:

  • Menos carne para combatir el cambio climático.
  • Menos carne para combatir la deforestación.
  • Menos carne para combatir la destrucción de la vida silvestre.
  • Menos carne para salvaguardar el agua y su calidad.
  • Menos carne para una mejor salud.

Entre sus propuestas de acción afirman las siguientes:

A la clase política

  • Pongan fin a las subvenciones y políticas que respaldan la carne y los productos lácteos industriales.
  • Incrementar el apoyo económico y gasto público hacia opciones donde predominen los alimentos de origen vegetal procedentes de la agricultura ecológica y local.
  • Adoptar políticas que impulsen el cambio de los hábitos y los patrones de consumo alimentarios.
  • Integración de empresas y corporaciones que antepongan la salud del planeta a los beneficios económicos.

A la sociedad

  • Se haga uso de la voluntad y creatividad colectiva para re-imaginar la forma de alimentación hacia un fin más concientizado y amigable con el ambiente.
  • La organización ambientalista pone a nuestra disposición la información necesaria para tomar acción desde casa y en nuestro entorno.

En los siguientes links encontrarás toda la información sobre esta iniciativa:

https://lessismore.greenpeace.org/es/

https://lessismore.greenpeace.org/wp-content/uploads/2018/02/5dbf1290-greenpeace-livestock-vision-spanish.pdf

Fuente: https://www.eldictamen.mx/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here