Las dietas ricas en vegetales y bajas en carnes rojas y dulces producen menos emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), ha coincidido un nuevo estudio sobre los efectos de la dieta en la crisis climática.

La carne representa más de una cuarta parte de las emisiones relacionadas con la dieta, se lee en el documento. Además, los productos lácteos representaron el 14 por ciento, con pasteles y galletas que ascendieron al ocho por ciento.

Las dietas más saludables son las que tienen menos emisiones

Al comparar las dietas, los investigadores encontraron que aquellos que comían carne producían casi dos tercios más de emisiones que los veganos. El estudio se titula “Variaciones en las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de las dietas individuales: Asociaciones entre los GEI y la ingesta de nutrientes en el Reino Unido” y fue publicado por Plos One.

Los autores instan a políticas más estrictas que defiendan las dietas basadas en plantas. «Las dietas más saludables tenían menores emisiones de GEI, lo que demuestra la coherencia entre la salud planetaria y personal», se lee.

No son solo las emisiones lo que afecta la dieta. Como los investigadores describen aquí, nuestras elecciones de alimentos contribuyen a la calidad del aire y el agua, la salud del suelo, la biodiversidad, todo encapsulado en la degradación del clima.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la ganadería es responsable del 14,5 por ciento de los gases de efecto invernadero. Otras fuentes afirman que este número es mucho más alto, incluso del 87 por ciento, ya que muchos argumentan que las cifras no incluyen el efecto del desmonte de tierras para la ganadería y la agricultura intensiva.

Fuente: https://plantbasednews.org/


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here