Con 7.1 millones de visitantes anuales, la torre Eiffel es el monumento más valioso del mundo, pero también el más caro y contaminante. Con la remodelación de su primer piso se pretende reducir 30% sus emisiones y renovar su obsoleta infraestructura.

Moatti et Revière Architecture es la firma encargada de la renovación. El arquitecto Alain Moatti tiene en mente un diseño que promete almacenamiento y reutilización de aguas pluviales y sistemas alternativos de autogeneración eléctrica.

 photo torreeiffel1_zpsf944cbe2.jpg

Energía hidráulica y eólica

«Se utilizarán la fuerza del viento y la gravedad. Cuatro turbinas eólicas funcionarán de manera vertical colocadas debajo del primer piso de la torre. También se utilizarán turbinas de producción de energía hidráulica», explicó el arquitecto.

Las turbinas permitirán que el monumento genere energía propia para alimentar el primer piso de la torre. Estarán ocultas al público.

Una estructura como la torre Eiffel, tal como está ahora, resulta poco coherente con el contexto internacional de compromisos para el combate al cambio climático, pues «lejos está de cumplir con los mínimos estándares técnicos de seguridad y eficiencia energética», asegura Jean-Bernard Bros, presidente de la Société Nouvelle d’Exploitation de la Tour Eiffel (SETE), entidad pública que resguarda y administra el monumento.

 photo torreeiffel3_zps5746ef30.jpg

El monumento más costoso de Europa

Desde 2008, la SETE decidió emprender pequeñas acciones para volver sustentable al ícono parisino. Una de las primeras fue imprimir los boletos en papel reciclado, luego redujo el tiempo y el número de bombillas encendidas, si antes la torre estaba encendida por 400 horas ahora solo son 200.

El proyecto deberá ser entregado a principios de 2014 y la inversión estimada es de 32.5 millones de dólares. Otras de las acciones incluidas en la remodelación son la creación de una sala de conferencias, un pabellón de comida rápida, un restaurante y una zona de espera.

La torre Eiffel es actualmente el monumento histórico más caro de Europa. Un estudio de la Cámara de Comercio de Monza y Brianza estimó su valor en 2011 en unos 558,000 millones de dólares, calculado a partir del número de visitantes al monumento.

Fuente: Revista OBRAS, CNN, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here