La transformación global hacia el consumo consciente está causando cambios importantes en la industria alimentaria, principalmente, las personas están despertando al impacto de sus elecciones de alimentos y, en consecuencia, reconsiderando si la carne y los productos lácteos son realmente alimentos básicos que desean conservar en sus dietas.

La demanda de productos a base de plantas ha aumentado en un 140 por ciento, casi la mitad de los estadounidenses encuestados dijeron que apoyan la prohibición de los mataderos, y la mitad de los millennials abandonan la carne debido a preocupaciones ambientales. Además, campañas como Meatless Mondays (Lunes sin carne) y el apoyo de celebridades como Beyoncé o Tom Brady están animando a las personas a adoptar al menos una dieta «flexitaria» a tiempo parcial. Este gran cambio en el consumo está alterando la industria de la carne y los lácteos, y muchas plantas lácteas cierran o se vuelcan a producir leches vegetales. Y ahora la industria de la carne de res acredita el «aumento del veganismo» como un desafío para su mercado.

Aumento del veganismo

Un extenso informe desarrollado por Research and Markets explica que en los últimos 10 años ha habido un aumento dramático en el número de personas que se identifican como veganos a tiempo completo o parcial, especialmente en el mundo occidental. La industria de la carne de res acredita este cambio como un desafío cada vez mayor para ellos.

Los terneros criados para la producción de carne son a menudo “subproductos” de la industria láctea, arrancados de sus madres inmediatamente después del nacimiento, lo que resulta en una profunda angustia y gritos de las madres y los terneros. Los terneros se mantienen en pequeñas cabañas para limitar el espacio que tienen que moverse, lo que inhibe el crecimiento muscular para que su carne se mantenga suave para la venta.

Los terneros criados en esta red de producción son sacrificados con tan solo 18-25 semanas de edad, viviendo vidas muy cortas sin conocer la compasión o la amabilidad. Sin embargo, gracias a la difusión de información y al aumento del conocimiento público sobre todo lo que pasa para que la carne de ternera llegue a los consumidores, la demanda de ternera está en camino de disminuir, lo que dará como resultado que se sacrifiquen menos terneros.

Cambio del paradigma

Hemos visto muchos ejemplos de la industria de la carne amenazada por el aumento de los alimentos de origen vegetal, y aunque algunas compañías han optado por defenderse solicitando prohibir que los productos sean etiquetados como «carne», otras empresas más inteligentes están reduciendo su consumo. Mediante inversiones en proteínas de origen vegetal, están reduciendo sus pérdidas. Tyson y Cargill han invertido no solo en empresas cárnicas de base vegetal, sino también en el rápido desarrollo del mercado de la carne cultivada en laboratorio.

La industria cárnica tendrá dificultades para evitar que las personas conozcan el impacto devastador que hace posible su alimentación, por lo que en lugar de verse amenazados por el aumento de los alimentos de origen vegetal, ¿por qué no unirse? Si podemos crear un mundo más sostenible que pueda alimentar a las personas sin causar daños innecesarios, ¿por qué no deberíamos?.

Fuente: http://www.onegreenplanet.org, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here