En el 2020 el mercado global de productos veganos y flexitarianos moverá más de 5.000 millones de dólares, según el informe ‘The Green Revolution’ elaborado por la consultora Lantern. El crecimiento anual estimado es del 6%.

En los últimos años, las empresas se están centrando en una nueva dirección: los flexitarianos. Estos son aquellas personas semi-vegetarianas que consumen productos animales sólo de manera puntual, traduciéndose en una «reducción parcial de consumo de carne y pescado y a un mayor consumo de productos vegetales». El 6,3% de la población mayor de 18 años es flexitariana, según Lantern.

Cambio en el modelo

Las grandes distribuidoras han empezado a ofrecer productos veganos y flexitarianos. Un ejemplo es el de la marca ‘Carrefour Veggie’, una gama de platos preparados refrigerados con ingredientes totalmente de origen vegetal. Como platos estrella destacan los tres tipos de hamburguesa -de quinoa, bulgur y tomate; de soya y hortalizas; de puerro, trigo sarraceno y bulgur-, las albóndigas de soya con verduras, los nuggets vegetales y el falafel.

Por su parte en Europa, la cuarta empresa cárnica de España, Noel Alimentaria, presentó en la Feria Alimentaria una gama de embutidos sin carne. Utilizando la clara de huevo como base de proteína, esta línea ofrece chorizo con pimentón rojo de La Vera, salami, butifarra catalana con pimienta negra, mortadela con aceitunas y galantina a las finas hierbas.

En esta dirección también está Campofrío, con su línea Vegalia. Todos los productos de Vegalia cuentan con el aval V-Label de la European Vegetarian Union (EVU), asociación europea que certifica si un producto es apto para vegetarianos. Otro ejemplo de esta tendencia es la bebida 100% vegetal de Cacaolat, Cacaolat Veggie, hecha a base de avena y cacao.

El riesgo de seguir consumiendo lo mismo

A nivel internacional, son muchas las compañías que han decidido atraer el consumidor veggie. A finales de 2017, McDonald’s lanzó en Europa la hamburguesa McVegan, elaborada con filetes de soya. La marca de helados Ben&Jerry’s presenta entre sus opciones una gama de cuatro helados hechos con leche de almendras como sustituto del lácteo de origen animal.

Un menor consumo de productos de origen animal es de vital importancia para evitar el hambre, la pobreza de combustible e impacto del cambio climático, según un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). El profesor Edgar Hertwich, autor principal del informe, afirmó que «los productos animales causan más daño que la producción de minerales de construcción como arena o cemento, plásticos o metales. La biomasa y los cultivos para los animales son tan dañinos como los combustibles fósiles», según recoge el diario The Guardian.

Mientras tanto, el subsecretario general de la ONU y director ejecutivo del PNUMA, Achim Steiner, dijo al periódico británico que «desatar el crecimiento de la degradación ambiental es el desafío número uno al que se enfrentan los gobiernos en un mundo de creciente población, aumento de los ingresos, aumento de las demandas de consumo y el desafío persistente de alivio de la pobreza».

Fuente: http://www.elmundo.es, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here