Hasta la mitad de los 4.000 millones de toneladas de alimentos producidos en el mundo acaba en la basura cada año, según un reciente estudio. Las principales causas son errores en almacenamiento e «irresistibles» ofertas para los consumidores.

El informe de la Sociedad de Ingenieros Mecánicos, con sede en Londres, indica que en todo el mundo entre el 30% y el 50% de los alimentos producidos acaba en la basura, siendo Europa y EE.UU. los principales despilfarradores.

Photobucket

Uso ineficiente de los recursos

 “La cantidad de comida desperdiciada es impactante”, dice el responsable de Energía y Medio Ambiente de la Sociedad de Ingenieros Mecánicos, Tim Fox. “Además, es un uso ineficiente del terreno y de los recursos hídricos y energéticos necesarios para la producción, el procesamiento y la distribución de los alimentos”, añade. El estudio señala, por ejemplo, que en total unos 550.000 millones de metros cúbicos de agua se usan para cultivar cosechas que no serán consumidas.

Esta situación es causada por unas “prácticas agrícolas y una ingeniería irracionales” y por transporte y almacenamiento “inadecuados” en los supermercados, que requieren “alimentos estéticamente perfectos” y que “animan a los consumidores a comprar más de lo necesario” con las ofertas del tipo «dos por uno».

La ONU advierte que los problemas de la distribución de los alimentos para la lucha contra la hambruna pueden agravarse por el rápido crecimiento de la población mundial, que en 2075 puede superar los 9.000 millones de habitantes.

Fuente: RT, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here