Johnny Depp continúa en la mira del gobierno australiano por haber metido a mediados de mayo a sus perros Boo y Pistol en el país sin contar con los documentos adecuados.

A pesar de que los perros regresaron a California al día siguiente de que las autoridades exigieran su salida de Australia, el caso contra Depp por violar las reglas sanitarias del país, continúa.

 photo perrosjohnydeep2.jpg

Estricta regulación

Un comité del senado australiano fue informado de que, si el caso llega a la corte, Depp podría enfrentarse a una sentencia de hasta 10 años en prisión, informó la revista Time.

El gobierno australiano advirtió al actor a mediados de mayo que si no sacaba a los perros del país, estos serían sacrificados. Depp se encuentra en Australia filmándo la más reciente entrega de la franquicia de Piratas del Caribe.

Australia tiene estrictas leyes de cuarentena para evitar la importación accidental de enfermedades e infecciones animales. Por ley, los perros que llegan a este país deben ponerse en cuarentena por un mínimo de 10 días, y el período puede alargarse si se sospecha que tienen alguna enfermedad o garrapatas.

Fuente: CNN, BBC Mundo, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here