El personal del zoológico de Roma tomó precauciones para impedir que los 1.200 animales que alberga sufrieran insolación y deshidratación cuando las temperaturas llegaron a más de 40ºC esta semana en ciudades desde el norte hasta el sur de la península.

Prepararon gigantescos cubos de hielo que contenían carne cruda para los felinos, incluidos tigres, leones y leopardos. Miembros del personal veterinario prepararon porciones más pequeñas de lo normal y congelaron la carne con agua.

Photobucket

Ola de calor sin precedentes

Los animales parecieron apreciar el gesto y pasaron horas lamiendo sus alimentos helados. Dentro de algunas secciones del zoológico se colocaron fuentes de agua adicionales para permitir a los animales beber y refrescarse.

A los monos y otros primates les dieron cañas de bambú para chupar, rellenas de yogurt y sandía congelados, para ayudarlos a mantenerse frescos. «Además de ayudar a refrescar a los animales, los aperitivos helados los estimulan a buscar más comida», expresó Serena Del Giudice, jefa de la oficina de prensa del zoo.

«Se debe estimular a los animales a mantenerse en movimiento durante esta ola de calor sin precedentes», agregó. El zoo de Roma, uno de los más viejos de Europa, celebró su 100° aniversario el año pasado. Ahora, en aras de la corrección política se llama Bioparque.

Fuente: BBC Mundo, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here