La ministra francesa de Salud, Marisol Touraine, demandó hoy a la Unión Europea (UE) limitar la prescripción de los anticonceptivos de tercera y cuarta generación, en el centro de una polémica tras denuncias sobre sus efectos secundarios.

En conferencia de prensa, Touraine anunció la puesta en práctica de un dispositivo para reducir las recetas de esas píldoras, que tienen un mayor riesgo de provocar problemas cardiovasculares con respecto a las de segunda generación, dijo.

Photobucket

Accidente cerebrovascular

De acuerdo con la titular, dos millones y medio de mujeres consumen actualmente esas tabletas en la UE y de ellas la mitad son francesas, una cantidad juzgada como excesiva.

El debate sobre esos comprimidos, distribuidos por los grupos farmacéuticos Merck, Bayer, Pfizer, Servier, Novartis y Sanofi, fue abierto en diciembre pasado por la joven Marion Larat, quien responsabiliza al anticonceptivo de haberle provocado un accidente vascular cerebral.

Después del caso de Larat, 30 mujeres anunciaron su intención de presentar querellas contra los fabricantes de estos comprimidos. Esta semana la Federación de Médicos de Francia (FMF) demandó suspender la comercialización de las tabletas.

Photobucket

Efectos secundarios

Larat, de 26 años, interpuso una demanda a Bayer por un derrame que sufrió en 2006 a consecuencia, a su juicio, del anticonceptivo ‘Meliana’.

Posteriormente, una investigación reveló que la píldora podría haber sido la responsable de este suceso, que provocó en la joven una parálisis parcial. Los abogados de Larat argumentan que Bayer debería haber retirado la píldora del mercado. La farmacéutica, por su parte, no ha querido realizar declaraciones al respecto.

Las autoridades sanitarias francesas han explicado que la nueva generación de píldoras reduce efectos secundarios de las versiones anteriores, como aumento de peso y acné, aunque solo debe ser prescrita por médicos especialistas. Actualmente ginecólogos y enfermeras están autorizados para prescribir o renovar recetas.

Photobucket

Versiones encontradas

«Si un fármaco es peligroso y la relación riesgo beneficio es desfavorable, debe ser suspendido o retirado», declaró Jean-Paul Hamon, presidente de la FMF, un sindicato que agrupa a médicos generales y especialistas liberales.

Sin embargo, la Agencia Europea de los Medicamentos (EMA) declaró recientemente que no hay razón para dejar de tomar esas píldoras, pues el peligro de trombosis es raro y no existe ninguna otra prueba sobre un problema de esta naturaleza ligada a los anticonceptivos en la UE.

Fuente: Prensa Latina, http://www.pmfarma.es, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here