Existe un mito desde hace mucho tiempo que asegura que para obtener las proteínas y las vitaminas necesarias para mantenernos sanos, debemos comer carne. Pero una y otra vez, diversas investigaciones científicas han demostrado que esta afirmación simplemente no es la mejor. La última evidencia que demuestra la adecuación nutricional de una dieta libre de carne es el Tercer Informe Pericial de la Red Mundial de Investigación del Cáncer, titulado «Dieta, nutrición, actividad física y cáncer: una perspectiva global» que puedes descargar aquí:

https://www.wcrf.org/sites/default/files/Cancer-Prevention-Recommendations-2018.pdf

Este informe respaldado por investigaciones científicas confirma una vez más que la carne no es una parte necesaria de una dieta humana saludable, afirmando que «las personas que no consumen alimentos de fuentes animales pueden obtener proteínas adecuadas a partir de una mezcla de legumbres y granos (cereales)”.

Fuente de cáncer

Contrariamente a lo que la poderosa industria de la Carne quiere que creamos, el informe recientemente publicado en realidad recomienda limitar el consumo de carne y evitar los productos cárnicos procesados. ¿La razón? Bueno, hay un creciente cuerpo de evidencia certera que muestra que la carne roja es una causa probable de cáncer colorrectal, y la carne procesada es una causa definitiva de esta enfermedad.

Además, muchos de los métodos de preservación utilizados para elaborar carne procesada (salazón, curado, adición de conservantes químicos y ahumado, por nombrar algunos) han demostrado generar carcinógenos tóxicos que causan cáncer. (Quizás es momento de pensar dos veces antes de comer esa barra de carne seca).

Pero eso ni siquiera es todo. Además de un mayor riesgo de cáncer, varios estudios también han relacionado el consumo de carne procesada (o cualquier carne) con un mayor riesgo de los siguientes efectos negativos para la salud: Enfermedad cardiovascular (ECV), Accidente Cerebrovascular y Diabetes tipo 2.

Salud óptima para tí, los animales y el planeta

Entonces, ¿con qué deberíamos estar llenando nuestro plato en lugar de la carne?. Según el informe, para una salud óptima, debemos esforzarnos por «consumir una dieta alta en todo tipo de alimentos vegetales, que incluya al menos cinco porciones (400 gramos o 15 onzas en total) de una variedad de vegetales y frutas sin almidón todos los días.

Al seguir una dieta basada en plantas, no solo aumentaremos nuestra propia salud, sino que también desempeñaremos un papel crucial para ayudar a salvar nuestro planeta y sus valiosos recursos. Específicamente, reduciremos de una manera drástica su huella de carbono, ahorrando agua y ayudando a alimentar a poblaciones que enfrentan hambrunas al desviar los cultivos hacia las personas en lugar del ganado.

Fuente: http://www.onegreenplanet.org/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here