Tim Flach tiene que armarse de paciencia y disparar su cámara cientos y cientos de veces para captar ese gesto, esa mirada, postura o movimiento que hace que sus fotografías de animales sean tan especiales, admiradas y bellas, y, sobre todo, que los retratados parezcan tan humanos o más que muchos seres humanos. 

Photobucket

«Más que humanos» es precisamente el título del último libro de este londinense, de 54 años, en el que ha recopilado sus instantáneas más recientes, cuya exhibición se ha paseado por varios países y que desde el 6 de diciembre se muestra en la Galería Osborne Samuel de Londres.

Photobucket

Universo «irónico»

Flach, que tiene en su cartera de clientes a publicaciones tan prestigiosas como National Geographic, The New York Times Magazine o The Sunday Times, a través de la fotografía de animales, domésticos y salvajes, libres o en cautividad, está empeñado en hacernos ver «cómo los humanos moldeamos la naturaleza y como ésta nos moldea a nosotros».

Photobucket

El resultado es un universo fotográfico «un tanto irónico», reconoce en una entrevista con la agencia EFE, que él moldea «como si fuera un óleo, un cuadro». «Me divierte comprobar cómo muchas personas, cuando miran una de mis fotografías, se preguntan si lo que están viendo es real, natural, o un montaje».

Photobucket

Un oso panda de mirada tan humana como humanos son los besos y abrazos que se dan la pareja de chimpancés retratados por Tim Flach, otra de las imágenes que presenta en su muestra. «Lo que más me interesa es encontrar en sus gestos (de los animales) aspectos humanos», afirma.

Photobucket

Sin trucos

Tim Flach insiste una y otra vez que en su fotografía no «hay truco de ningún tipo». «Todo es real y el resultado de muchas horas de paciente trabajo» en su estudio, a donde lógicamente sólo puede llevar animales domésticos, en parques zoológicos e, incluso, en plena naturaleza.

Photobucket

“Cuando empecé a fotografiar animales sentí que se apoderaba de mí un sentimiento de asombro ante la naturaleza, algo que siempre he sentido desde pequeño y que todavía sigue siendo una influencia en mis fotografías”, dice Flach.

Photobucket

Y en su hábitat natural, en una cueva de un país asiático, Tim Flach ha fotografiado a una pareja de murciélagos de mirada también muy humana. «El único truco es que les he dado la vuelta, y en vez de aparecer colgados parece que están de pie», cuenta el fotógrafo británico.

Photobucket

«No es fácil ponerse delante de un animal y proyectar nuestros propios valores en ellos. Hay siempre una barrera de comprensión», continúa Flach, a quien mueve «exclusivamente» ayudar a quien contemple su obra a «que entienda que los animales, todos los animales, tienen algo de humanos, y sobre todo en su mirada».

Photobucket

Para que sea más fácil descubrir eso «que compartimos», el fotógrafo aisla al animal retratado de su entorno natural, de ahí que los fondos de sus fotografías sean neutros y, casi siempre, negros o en colores oscuros. «Ello contribuye -explica- a crear un sentido de proximidad con el animal. Mis fotografías son momentos fragmentados en el espacio y en el tiempo».

Más info en: http://www.timflach.com/


[nggallery id=1]

Fuente: EFE, http://www.timflach.com/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here