Más de una semana después de que su prometido murió de ébola -la primera muerte en Estados Unidos por el virus-, Louise Troh podrá salir en público nuevamente. Este lunes marca los 21 días después de su último contacto con Thomas Eric Duncan, que murió en un hospital de Dallas.

«Estamos muy contentos que esto esté llegando al final, y estamos muy agradecidos de que ninguno de nosotros ha mostrado ningún signo de enfermedad», dijo Troh en un comunicado el domingo. «Hemos perdido mucho, pero tenemos nuestras vidas y tenemos nuestra fe en Dios, que siempre nos da esperanza».

 photo ebola3-2.jpg

48 personas fuera de peligro

Ella no es la única que regresará a su vida cotidiana. El periodo de seguimiento de 48 personas que estuvieron en contacto con Duncan terminó a la medianoche, según el juez del Condado de Dallas Clay Jenkins, quien supervisa los esfuerzos de respuesta en Dallas.

«Afortunadamente todos ellos son asintomáticos, y parece que ninguno de ellos recibió el ébola», dijo Jenkins.

En otro caso, una supervisora, del laboratorio del hospital donde se produjo la única víctima mortal en Estados Unidos, regresó a Texas en un crucero y no tenía síntomas del virus. No obstante, la propia mujer se aisló voluntariamente en su camarote, dijo la Autoridad de Salud del Condado de Galveston. A ella y un compañero de viaje se les permitió desembarcar.

Fuente: CNN, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here