Otra prueba más de que la agricultura animal industrial está teniendo un impacto enormemente devastador en el ambiente, fue revelada en un informe reciente realizado por el Proyecto de Integridad Ambiental (EIP por sus siglas en inglés) en el que se señala que una planta de procesamiento y matadero de cerdos propiedad de JBS ubicado en Beardstown, Illinois, es responsable de poner más nitrógeno en las vías fluviales de EEUU que cualquier otro contaminante.

De acuerdo con la evaluación de EIP, que se basa en los datos registrados por la EPA, la enorme planta de procesamiento de carne libera, en promedio, alrededor de 839 kilos de nitrógeno por día en un afluente del río Illinois. Para poner ese número en perspectiva, es aproximadamente la misma cantidad de nitrógeno que se encuentra en las aguas residuales generadas diariamente en una ciudad con 79,000 habitantes, señala el informe.

Contaminación protegida por la ley

Esta cifra atroz plantea la pregunta: ¿Por qué no se responsabiliza a esta planta de carne de cerdo por la enorme cantidad de desechos animales peligrosos que está bombeando a los cursos de agua de los EE. UU.? Bueno, créanlo o no, la contaminación de las aguas residuales de esta planta supuestamente se ha mantenido dentro de su límite permitido desde 2016. Este hecho preocupante tiene que ver con la necesidad apremiante de crear límites legales más efectivos para los desechos de mataderos, que no se han modificado desde 2004, para ser redefinidos y estrictamente impuestos.

Como informó el Director del EIP, Eric Schaeffer, con respecto a estas «regulaciones» inmensamente ineficaces, «en algunos casos, el límite es tan alto que es difícil violarlo. Los límites de nitrógeno para una planta de carne de cerdo o de res son muy altos. Son mucho más altos que los que se verían en una planta municipal de aguas residuales».

La profunda falta de regulación en esta industria apunta a una desafortunada verdad: Los funcionarios del gobierno están haciendo la vista gorda a la destrucción ambiental generalizada causada por la lucrativa industria de la carne y los productos lácteos para llenar sus propios bolsillos. Mientras tanto, se está dejando que la ciudadanía y la vida silvestre sufran los graves impactos de la contaminación de los cursos de agua por los desechos de los animales.

Miles de peces muertos

Como reveló una investigación realizada por el Chicago Tribune, entre 2005 y 2014, los incidentes de contaminación relacionados con las operaciones de confinamiento de cerdos de Illinois mataron al menos a 492.000 peces y dañaron 107 km de ríos, arroyos y vías fluviales en el estado.

¿Tienes problemas para entender cómo estas plantas podrían causar tanta destrucción?, Se vuelve un poco más fácil de comprender cuando se considera cómo almacenan descuidadamente millones de galones de excrementos de cerdos en lagunas que se desbordan cuando llueve, por lo que se propagan rápidamente desde las granjas de cerdos a los cursos de agua locales. Y eso es además de la enorme cantidad de desechos animales que se expulsan directamente de los mataderos hacia las vías fluviales a través de las descargas de tuberías, una práctica que, de forma irónica, es totalmente legal.

Claramente, muchos funcionarios públicos aún tienen que despertar y considerar las verdaderas implicaciones de permitir que las instalaciones de granjas de animales contaminen como les plazca. Afortunadamente, mientras esperamos que esto suceda, estamos lejos de ser impotentes. Todos podemos ayudar a luchar por el cambio y desmantelar esta industria destructiva para la Tierra al limitar o eliminar completamente nuestro consumo personal de carne y lácteos y, en cambio, adoptar una alimentación sostenible basada en plantas.

Fuente: http://www.onegreenplanet.org, https://www.chicagotribune.com, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here