Los activistas contra el maltrato animal han ganado la batalla a los defensores de un manjar que, en 2006, los legisladores franceses reconocieron como parte del “patrimonio gastronómico y cultural” del país europeo. La Corte Suprema de Estados Unidos ratificó recientemente la prohibición de vender foie gras en California, desestimando la apelación interpuesta por productores de este alimento fabricado a base de hígado de pato hipertrofiado contra una ley que entró en vigor en 2012 en el Estado más poblado de Estados Unidos.

La lucha de los grupos defensores de los derechos de los animales contra el foie gras, un alimento de lujo que se produce cebando forzosamente con grano a aves de granja para ampliar el tamaño de su hígado, es histórica. La decisión de la más alta instancia judicial estadounidense pone fin a una batalla judicial que se remonta a 2004, cuando los legisladores californianos aprobaron, en nombre de la lucha contra la crueldad animal, una ley que prohibía la venta de foie gras en el Estado y contemplaba multas de hasta 1.000 dólares para los restauradores que lo sirvieran.

Una práctica cruel y despiadada

La prohibición entró en vigor en 2012, entre protestas de numerosos chefs locales. Pero apenas duró tres años, ya que en 2015 un juez federal declaró la ley inconstitucional, al considerar que vulneraba la legislación federal que regula la producción avícola. La decisión del juez de primera instancia fue recurrida y, el 15 de septiembre de 2017, la corte de apelaciones volvió a instaurar la prohibición. “Los tapones de champán saltan porque la corte de apelaciones ha estimado correctamente que la prohibición federal del foie gras en California no contraviene la ley federal”, dijo entonces en un comunicado la asociación contra el maltrato animal PETA.

Los productores de foie gras de Nueva York y Canadá, junto con un restaurador californiano, no se dieron por vencidos y acudieron al Tribunal Supremo para defender un alimento que consideraron “quizás el más denigrado y mal comprendido del mundo”. Contaron con el respaldo de Francia, que controla el 70% del mercado mundial de producción de foie gras, cuyo Gobierno tachó la ley californiana de “una agresión a la tradición francesa”. Pero finalmente, la Corte Suprema, contra cuya decisión no cabe recurso, ha puesto fin al partido de ping pong judicial y ha rechazado admitir a trámite el recurso.

“¡Sí! La decisión de la Corte Suprema de negar una revisión de la prohibición californiana del foie gras significa que vender los hígados enfermos de patos y gansos sobrealimentados a la fuerza continuará estando prohibido en el Estado”, ha tuiteado PETA.

La  Suprema Corte había pedido en junio la opinión del gobierno de Estados Unidos, que indicó que la prohibición californiana podía seguir vigente porque se refería a un método de producción y no a un ingrediente. ”Esta victoria para los animales sigue los importantes esfuerzos de los activistas por los derechos de los animales para oponerse a la industria arcaica del foie gras”, ha indicado un portavoz de la organización animalista PETA.

Fuente: http://www.aztecaamerica.com, https://elpais.com, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here