Se han revelado partículas microplásticas en las placentas de los bebés en proceso de gestación por primera vez, un suceso que los investigadores reconocen como “un motivo de gran preocupación”.

El impacto en la salud de los microplásticos en el cuerpo aún se desconoce. Pero los científicos dijeron que podrían transportar sustancias químicas que podrían causar daños a largo plazo o alterar el sistema inmunológico en desarrollo del feto. Es probable que las madres hayan consumido o inhalado las partículas.

Embarazo plástico

Las partículas se encontraron en las placentas de cuatro mujeres sanas que tuvieron embarazos y partos normales. Se detectaron microplásticos tanto en el lado fetal como materno de la placenta y en la membrana dentro de la cual se desarrolla el feto.

En total fue hallada una docena de partículas de plástico. Sin embargo, solo se analizó alrededor del 4% de cada placenta, lo que sugiere que la cantidad total de microplásticos fue mucho mayor. Todas las partículas analizadas eran plásticos que habían sido teñidos de azul, rojo, naranja o rosa y que pueden provenir originalmente de envases, pinturas o cosméticos y productos de cuidado personal.

Los microplásticos tenían en su mayoría un tamaño de 10 micrones (0,01 mm), lo que significa que son lo suficientemente pequeños como para ser transportados por el torrente sanguíneo. Es posible que las partículas hayan entrado en los cuerpos de los bebés, pero los investigadores no pudieron evaluar esto.

Bebé “cyborg”

“Es como tener un bebé cyborg: ya no está compuesto solo de células humanas, sino de una mezcla de entidades biológicas e inorgánicas”, dijo Antonio Ragusa, director de obstetricia y ginecología del hospital San Giovanni en Roma, y ​​quien dirigió el estudio.

En el estudio, publicado en la revista Environment International, los investigadores concluyeron: “Debido al papel crucial de la placenta en el apoyo al desarrollo del feto y al actuar como interfaz con el entorno externo, la presencia de partículas plásticas potencialmente dañinas es una cuestión de gran preocupación. Es necesario realizar más estudios para evaluar si la presencia de microplásticos puede desencadenar respuestas inmunitarias o puede conducir a la liberación de contaminantes tóxicos, lo que resultaría en daños al organismo”.

Los efectos potenciales de los microplásticos en los fetos incluyen un crecimiento fetal reducido. Las partículas no se encontraron en las placentas de otras dos mujeres en el estudio, lo que puede ser el resultado de una fisiología, dieta o estilo de vida diferente, dijeron los científicos. La contaminación por microplásticos ha llegado a todas las partes del planeta, desde la cima del monte Everest hasta los océanos más profundos. Ya se sabe que las personas consumen las pequeñas partículas a través de los alimentos y el agua o las respiran.

Un estudio muy preocupante

Se desconoce su efecto en el cuerpo, pero los científicos dicen que existe una necesidad urgente de evaluar el problema, especialmente para los bebés. En octubre, los científicos revelaron que los bebés alimentados con leche de fórmula en botellas de plástico ingieren millones de partículas al día. En 2019, los investigadores informaron del descubrimiento de partículas contaminantes del aire en el lado fetal de las placentas, lo que indica que los bebés por nacer también están expuestos al aire sucio producido por el tráfico de vehículos y la quema de combustibles fósiles.

Los investigadores italianos utilizaron un protocolo sin plástico para dar a luz a los bebés con el fin de evitar cualquier contaminación de las placentas. Los obstetras y las parteras utilizaron guantes de algodón para ayudar a las mujeres durante el trabajo de parto y solo se utilizaron toallas de algodón en la sala de partos.

Andrew Shennan, profesor de obstetricia en el King’s College de Londres, dijo al Daily Mail que era reconfortante que los bebés del estudio tuvieran partos normales pero que “obviamente es preferible no tener cuerpos extraños mientras el bebé se está desarrollando”.

Elizabeth Salter Green, de la organización benéfica de productos químicos Chem Trust, dijo: “Los bebés nacen precontaminados. El estudio fue muy pequeño pero, sin embargo, señala un hecho muy preocupante”. Otro estudio reciente mostró que se detectaron nanopartículas de plástico inhaladas por ratas de laboratorio preñadas en el hígado, pulmones, corazón, riñón y cerebro de sus fetos.

Fuente: https://www.theguardian.com/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here