Si este cuento les parece conocido, es pura coincidencia. Hace algunos meses cambiamos El Ávila por el Mata Siete, la primavera constante por el verano ardiente, los Apamates por los Guamaches y el ruido de las cornetas por  el canto indiscriminado de los pajaritos.

Cambiamos el metro de mis tormentos por el Imbus de las mil y una historias, la Sala Ríos Reina, por la Ramón Vásquez Brito. Nos despedimos momentáneamente de Billo’s y su Caracas Vieja y nos recibió Francisco Mata con su recorrido musical por esta hermosa Isla.

Si usted decidió respirar nuevos aires sazonados con sal, sol y mar. Si pensó en emprender su proyecto de vida en un sitio más amable y tranquilo. Bienvenido a la Isla más hermosa del mundo! Y no exagero. Sólo en esta tierra bendita  usted lanza una semilla de lechosa, tomate y ajíes y le crece una mata enorme y generosa.

Solo en esta tierra puede escoger a su familia y contar con ella incondicionalmente.

Es por ello que me permito contarles esta anécdota: La semana pasada me dirigí al Supermercado y en el recorrido pude ver a una señora tirando desde la venta de su carro una bolsita plástica con basura, esto sucedió en plena Av. Bolívar, al ver esta situación me paré al lado de la señora y le hice señas de abuso, pues la señora en cuestión lo único que hizo fue subir el vidrio de su carro y siguió como si nada…

Photobucket

Yo me quedé asombrada de tal desfachatez y seguí mi camino sin dejar de pensar en lo sucedido con mucho pesar. Continué mi trayecto al supermercado pensando en lo hermosa y frágil que es la isla, que lo seres humanos, en nuestro empeño de hacernos sentir bien y cómodos, vamos destruyendo todo a nuestro paso, que le debemos tanto a la Madre Tierra y nosotros tan ingratos.

Al llegar al supermercado agarré mi carrito y me dispuse hacer mis compras, pero de repente frente al estante de las papas pude observar una señora sacando de su cartera su bolsa ecológica, de esas que tanto promocionan por ahí, y de su bolsa sacó a su vez bolsitas de plástico de esas donde se colocan las verduras que uno escoge.

Photobucket

Fue tanta mi curiosidad que me acerqué a la señora y le pregunté qué era eso? La señora me explicó que ella reutilizaba las bolsitas plásticas, que la misma bolsa donde colocaba las papas la utilizaba muchas veces así como la de los tomates, cebollas etc. Norelys, que así se llama la señora, me explicó que si por lo menos 10 personas:

  • Utilizaran las bolsas de plástico para ir al supermercado, en vez de pedir bolsas nuevas.
  • Guardaran las bolsas de plástico usadas para reciclarlas en casa, utilizándolas para los basureros o para la ropa sucia.
  • Utilizaran las bolsas plásticas para acumular la basura orgánica hasta que puedan deshacerse de ella.
  • Guardaran algunas bolsas en el carro para juntar la basura acumulada y puedan desecharla.
  • Utilizaran las bolsas para recoger los desechos de su perro.
  • Donaran las bolsas a los refugios de animales, ya que a ellos les resultan muy útiles.
  • Usaran las bolsas para mantener la forma de los zapatos si no se van a usar por algún tiempo.

Y si esas 10 personas enseñaran a 10 más se estaría aportando un granito de arena en la sensibilización ambiental, seríamos multiplicadores en esta noble labor para así poder avanzar en las posibles alternativas de solución a la problemática de la basura en la isla, que se lo merece tanto. ¿TE UNES?

Autor: Melitza Bauza / nelitzabauza@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here