Ciencia y arte colaboran en una nueva exposición británica inaugurada recientemente y que espera crear conciencia sobre el impacto ambiental de comer carne. “A nivel mundial, comemos demasiada carne y tenemos que reducirla”, dijo Kelly Richards, oficial de exposiciones del Museo de Historia Natural de la Universidad de Oxford.

“Es un problema muy matizado y muy difícil de resolver”, dijo a la AFP. En lugar de imponer un dogma, espera que la exposición “Meat The Future” “dé a las personas la información que les permita tomar sus propias decisiones sobre el tipo de futuro que desean”. La muestra utiliza instalaciones interactivas, un supermercado virtual, estanterías falsas y obras de artistas como Damien Hirst para resaltar los costos ambientales del consumo de carne, que se ha triplicado en todo el mundo en 50 años.

Elevado consumo de carne en Reino Unido

Los visitantes se encuentran en la entrada con pilas de hamburguesas falsas sobre un mantel de cuadros, cada pila representa la cantidad diaria promedio de carne que se consume en los diferentes países. Los británicos consumen una media de 223 gramos de carne al día, una cifra que es “mucho más que la media mundial” y está “muy por encima de las cantidades recomendadas”, dijo John Lynch, físico especializado en el impacto ambiental de la ganadería.

¿Qué tipo de carne es más contaminante y de qué forma? ¿Cuáles son los riesgos y beneficios para la salud de comer carne?. Estas son las preguntas que diez investigadores de la Universidad de Oxford han intentado responder en un intento matemático pero lúdico de impulsar a los visitantes hacia una dieta más responsable.

El programa examina cómo los supermercados y restaurantes “pueden influir en nuestras elecciones … y hablamos sobre el tipo de herramientas que podemos usar para luchar un poco”, dijo Richards, frente a estantes refrigerados falsos llenos de comidas preparadas.

Consumo consciente

Los visitantes también pueden realizar un viaje de compras virtual, con 10.000 productos en oferta que vienen con una puntuación que evalúa su impacto ecológico. La “puntuación medioambiental” tiene en cuenta la contaminación del agua, el impacto en la biodiversidad y las emisiones de CO2 producidas en su fabricación. “Si vas a un supermercado, a menudo no ves esa información”, dijo Lynch.

“Entonces, una de las partes del proyecto de investigación es analizar diferentes esquemas de etiquetado, por lo que es posible que tenga una puntuación ambiental o una clasificación … para su producto alimenticio”. El museo incorpora estas ideas en su café donde las carnes rojas y procesadas están fuera del menú, que cuenta con alrededor del 50% de platos veganos.

La exposición también examina las ventajas y desventajas de los sucedáneos de la carne. Bajo el microscopio se ven alternativas vegetales, como filetes de soja y tofu, así como aperitivos de lombriz a la parrilla y harina de grillo. Si bien los insectos generalmente no son del gusto europeo, “creo que veremos más consumo de insectos a medida que esté más disponible y la gente tenga más conciencia de él”, predijo Lynch, elogiando sus credenciales ambientales y nutricionales.

Activar los subtítulos en español del video.

Más eficientes que la carne

Las alternativas vegetales a menudo son criticadas por su propio costo ambiental, pero “aunque algunas de ellas requieren más procesamiento, para la mayoría de las alternativas, siguen siendo mucho más eficientes que comer carne”, agregó Lynch. Una solución aún más radical es comer carne creada en un laboratorio a partir de células animales.

La tecnología emergente, en la que los investigadores han estado trabajando durante 10 años, se probó por primera vez en un restaurante de Singapur en enero. Se esperaría que redujera drásticamente las emisiones de CO2, pero “aún necesitamos datos para confirmarlo”, dijo Lynch, quien señaló el consumo de energía de los laboratorios.

Pero convencer al público de que se cambie a la carne de probeta podría ser una tarea difícil. “Algunas personas probablemente no estarán interesadas”, dijo Lynch. En cambio, sugirió que “si algunas personas se vuelven veganas y otras simplemente reduzcan el consumo de carne …, con suerte, todavía vamos a mantener el tipo de límites sostenibles del planeta”, concluyó el investigador.

Fuente: https://phys.org/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here