Los científicos han vinculado a la selva amazónica como un factor principal del aumento del calentamiento global, debido a la deforestación y la extracción de recursos por parte de la humanidad. La forma en que los seres humanos “complican los ciclos naturales” en la Amazonía, con la tala, la ganadería y los monocultivos, no solo afecta su capacidad para absorber CO2, sino que también contribuye al calentamiento global, informa National Geographic.

Los científicos argumentan que el paisaje de selva tropical más grande del mundo puede “liberar más carbono del que almacena” y temen que la selva tropical sea ahora un contribuyente neto al cambio climático. Los científicos y ambientalistas de todo el mundo culpan a la ganadería y al consumo de carne de causar deforestación e incendios en toda la región.

Cerca del punto de inflexión

El clima de la selva tropical está “cambiando rápidamente y de manera alarmante”, afirma National Geographic, y esto tiene un impacto de gran alcance en todo el planeta. Un informe reciente evaluó el impacto de la destrucción de la selva amazónica y expresó el temor a que se acercara rápidamente al “punto de inflexión”.

El informe fue realizado por más de 30 científicos que examinaron las causas detrás de la interferencia en la capacidad del Amazonas para absorber CO2. “Las actividades en la Amazonía, tanto naturales como provocadas por el hombre, pueden cambiar la contribución de la selva tropical de manera significativa”, según National Geographic.

Pueden calentar el aire “directamente” o liberar otros gases de efecto invernadero que lo hacen. El artículo enumera una variedad de extracciones de recursos que pueden alterarlo. Incluyen la construcción de represas y la producción de soja para la alimentación del ganado.

Alteración de las funciones naturales de la selva

El autor principal del informe, Kristofer Covey, dijo: “La tala del bosque está interfiriendo con su absorción de carbono; eso es un problema…Cuando empiezas a mirar estos otros factores junto con el CO2, se vuelve realmente difícil ver cómo el efecto neto no es que la Amazonía en su conjunto esté realmente calentando el clima global”.

El investigador Patrick Megonigal dijo que el impacto de las actividades humanas en el Amazonas es “peor de lo que creemos”. El aumento de la deforestación puede alterar el “flujo de humedad”, aseguraba otra investigación en el informe. Esto “podría llevar a que el Amazonas se convierta en una sabana boscosa más seca” de forma permanente.

Además, los seres humanos han “disminuido” la capacidad de la selva tropical para compensar sus emisiones naturales de metano. Los activistas instaron al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, a detener la deforestación. La práctica dañina alcanzó un máximo histórico el año pasado.

Fuente: https://plantbasednews.org, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here