La autoridad epidemiológica de China considera improbable la masiva infección en humanos por una nueva cepa de gripe porcina descubierta en el país y con potencial para desatar una pandemia.

Según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades, actuales evidencias sugieren que la variante identificada como G4 EA H1N1 es un subtipo de la influenza de 2009 y está bajo observación desde 2011 por parte de la Organización Mundial de la Salud.

Virus bajo observación

De hecho, precisó que en la última década China tuvo tres pacientes con dicho virus, sin que se propagara a gran parte de la población. Además, el G4 EA H1N1 prevalece entre los cerdos del estado asiático desde 2016, confirmó el Centro en un comunicado.

Recalcó que no hay peligro inminente para la salud pública, es extremadamente baja la posibilidad de infecciones de las personas y se reduce más si se mantiene una higiene adecuada, la vacunación actualizada y poco contacto con animales vivos.

El Centro también remarcó la seguridad de consumir la carne de cerdo a la venta en la red comercial del país, pero recomendó “cocinarla bien”. La población está inquieta luego que la semana pasada científicos de China anunciaron el descubrimiento de la nueva cepa de gripe porcina.

Millones de animales sacrificados

Los investigadores urgieron a la monitorización permanente al respecto para evitar posibles contagios y un brote masivo que conlleve a una pandemia global, como la actual de la Covid-19.

Incluso advirtieron de que el virus puede crecer y hasta multiplicarse en las células que recubren las vías respiratorias en los humanos, un indicio detectado en algunos trabajadores de mataderos de la industria porcina del país asiático.

China sufre desde agosto de 2018 un brote de gripe porcina africana que obligó a sacrificar a millones de lechones y disparó desde entonces los precios de su carne, la más consumida por su población.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here