La contaminación del aire causada por la quema de combustibles fósiles como el carbón y el petróleo fue responsable de 8,7 millones de muertes a nivel mundial en 2018, una asombrosa cifra de una de cada cinco de todas las personas que murieron ese año, según una nueva investigación.

Los países con el consumo más alto de combustibles fósiles para las fábricas de energía, hogares y vehículos están sufriendo el mayor número de muertes, y el estudio encontró que más de una de cada 10 muertes tanto en los EEUU como en Europa fueron causadas por la contaminación resultante, junto con casi un la tercera parte de las muertes en el este de Asia, que incluye a China. Las tasas de mortalidad en América del Sur y África fueron significativamente más bajas.

Nuevo descubrimiento

El enorme número de muertos es más alto que las estimaciones anteriores y sorprendió incluso a los investigadores del estudio. “Al principio dudamos mucho cuando obtuvimos los resultados porque son asombrosos, pero estamos descubriendo cada vez más sobre el impacto de esta contaminación”, dijo Eloise Marais, geógrafa del University College London y coautora del estudio. “Es omnipresente. Cuanto más buscamos impactos, más encontramos”.

Los 8,7 millones de muertes en 2018 representan un “contribuyente clave a la carga global de mortalidad y enfermedad”, afirma el estudio, que es el resultado de la colaboración entre científicos de la Universidad de Harvard, la Universidad de Birmingham, la Universidad de Leicester y la University College London. El número de muertos supera el total combinado de personas que mueren en todo el mundo cada año por fumar tabaco más las que mueren de malaria.

Los científicos han establecido vínculos entre la contaminación del aire generalizada por la quema de combustibles fósiles y los casos de enfermedades cardíacas, enfermedades respiratorias e incluso la pérdida de la vista. Sin las emisiones de combustibles fósiles, la esperanza de vida promedio de la población mundial aumentaría en más de un año, mientras que los costos económicos y de salud mundiales se reducirían en alrededor de $ 2.9 billones.

Humo de incendios forestales

La nueva estimación de muertes, publicada en la revista Environmental Research, es más alta que otros intentos anteriores de cuantificar el costo mortal de los combustibles fósiles. Un importante informe de The Lancet en 2019, por ejemplo, encontró 4.2 millones de muertes anuales por contaminación del aire proveniente del polvo y el humo de los incendios forestales, así como por la quema de combustibles fósiles.

Esta nueva investigación despliega un análisis más detallado del impacto de las partículas de hollín en el aire arrojadas por plantas de energía, automóviles, camiones y otras fuentes. Esta materia particulada se conoce como PM2.5 ya que las partículas tienen menos de 2.5 micrómetros de diámetro, o aproximadamente 30 veces más pequeñas que el diámetro del cabello humano promedio. Estas pequeñas motas de contaminación, una vez inhaladas, se alojan en los pulmones y pueden causar una variedad de problemas de salud.

“No apreciamos que la contaminación del aire sea un asesino invisible”, dijo Neelu Tummala, médico especialista en oído, nariz y garganta de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la Universidad George Washington. “El aire que respiramos tiene un impacto en la salud de todos, pero especialmente en los niños, las personas mayores, las personas de bajos ingresos y las personas de color. Por lo general, las personas de las zonas urbanas tienen los peores impactos”.

Respirando veneno

En lugar de depender únicamente de estimaciones promediadas de observaciones satelitales y de superficie que dan cuenta de PM2.5 de una variedad de fuentes, los investigadores utilizaron un modelo 3D global de química atmosférica supervisado por la NASA que tiene una resolución más detallada y puede distinguir entre fuentes de contaminación. “En lugar de depender de promedios repartidos en grandes regiones, queríamos trazar un mapa de dónde está la contaminación y dónde vive la gente, para poder saber más exactamente qué estamos respirando”, dijo Karn Vohra, estudiante de posgrado de la Universidad de Birmingham y co-autor del estudio.

Luego, los investigadores desarrollaron una nueva evaluación de riesgos basada en un tramo de nueva investigación que ha encontrado una tasa de mortalidad mucho más alta de las emisiones de combustibles fósiles de lo que se pensaba, incluso en concentraciones relativamente bajas. Se tomaron datos de 2012 y luego también de 2018 para tener en cuenta las rápidas mejoras en la calidad del aire en China. Se contaron las muertes de personas de 15 años o más.

Los resultados muestran un panorama global variado. “La calidad del aire de China está mejorando, pero sus concentraciones de partículas finas siguen siendo asombrosamente altas, Estados Unidos está mejorando, aunque hay puntos críticos en el noreste, Europa arroja un resultado mixto y la India es definitivamente un punto crítico”, dijo Marais.

Se requieren acciones más urgentes

El número de muertos descrito en el estudio puede incluso ser una subestimación del panorama real, según George Thurston, un experto en contaminación del aire y salud de la facultad de medicina de la Universidad de Nueva York que no participó en la investigación. “En general, sin embargo, este nuevo trabajo deja más claro que nunca que, cuando hablamos del costo humano de la contaminación del aire o el cambio climático, las principales causas son una y la misma: la quema de combustibles fósiles”, dijo.

Philip J. Landrigan, director del programa para la salud pública global y el bien común, dijo: “Investigaciones recientes han explorado el uso de funciones de exposición-respuesta más nuevas, y varios artículos recientes que usan estas funciones avanzadas han producido estimaciones más altas de contaminación y mortalidad relacionada que los análisis de la Carga Mundial de Enfermedades”. Añadió: “Considero importante que ahora se estén desarrollando diferentes modelos de evaluación de riesgos, porque su desarrollo obligará a reexaminar los supuestos que subyacen a los modelos actuales y los mejorará”.

“Los combustibles fósiles tienen un impacto realmente grande en la salud, el clima y el medio ambiente y necesitamos una respuesta más inmediata”, dijo Marais. “Algunos gobiernos tienen objetivos neutrales en emisiones de carbono, pero tal vez debamos hacerlos avanzar dado el enorme daño a la salud pública. Necesitamos mucha más urgencia en las acciones”.

Fuente: https://www.theguardian.com/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here