Prominentes académicos y artistas de Canadá apoyan un movimiento de las comunidades indígenas contra la explotación petrolera en las arenas bituminosas de la provincia de Alberta, por su impacto nefasto en la salud humana y el entorno.

Los músicos Gord Downie y Sarah Harmer, la actiz Neve Campbell, la escritora Naomi Klein y el ecologista David Suzuki urgieron en una carta al primer ministro Stephen Harper a explicar cómo honrará los tratados que garantizan el agua, la tierra, el aire y el ambiente limpio a las Primeras Naciones, como se les denomina a las diferentes etnias del país.

 photo canada_oil_protest2.jpg

La industria por delante de todo

Insistieron en que una mayor producción del crudo bituminoso imposibilitará a los originarios de realizar actividades tradicionales como la caza, la pesca y la agricultura. «El mundo está observando en qué nos convertiremos. ¿Irrespetaremos los tratados con las Primeras Naciones o seguiremos permitiendo a las petroleras que persuadan al Gobierno de violar las leyes, silenciar a los científicos y dividir a la sociedad civil para expandir el combustible alquitranado?», enfatizaron.

Los signatarios también respaldaron en su misiva al legendario rockero Neil Young, quien realizó en este mes cuatro conciertos en Toronto, Winnipeg, Regina y Calgary, y donó los 500 mil dólares recaudados a la tribu Athabasca Chipewyan para su lucha legal contra la explotación de los recursos naturales.

El músico lanzó fuertes críticas al Estado, acusó al ejecutivo actual de haber «abandonado la integridad a cambio de dinero» al alentar el impulso de la actividad petrolera en Alberta e incluso comparó los proyectos del sector con la devastación causada por la bomba atómica de Hiroshima en 1945.

 photo canada_oil_protest.jpg

Enemigo del ambiente

Desde su llegada al poder en 2006, Harper y sus conservadores priorizaron el desarrollo del sector energético, la construcción de grandes oleoductos y las ventas al exterior del crudo bituminoso, aunque científicos, ambientalistas y aborígenes advierten sobre el impacto negativo de esa actividad.

Los detractores alertan que ese petróleo es perjudicial para la agricultura, el entorno y el hombre porque genera tres veces más gases de efecto invernadero que el combustible convencional, destruye áreas boscosas y consume grandes cantidades de agua dulce.

El pasado día 6, dos ecologistas canadienses interrumpieron la primera comparecencia pública del gobernante en este año para protestar contra las políticas oficiales que agravan el cambio climático. Los manifestantes, un hombre y una mujer, se pararon en silencio detrás del mandatario y mostraron carteles que exigían la aprobación de iniciativas amigables con el ambiente.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here