De acuerdo con la organización Riesgo y Retorno de la Inversión en Animales de Granja (FAIRR por sus siglas en inglés), los productores de carne son vulnerables a las pandemias, pero también constituyen un factor clave en su creación. Un nuevo informe, titulado «Una industria infectada», advirtió a los inversores del impacto continuo de covid-19 en la producción de carne.

FAIRR sugirió que después de la pandemia, la industria cárnica probablemente recibirá un mayor escrutinio y una regulación obligatoria para minimizar el riesgo de enfermedad. Los procedimientos de seguridad adicionales, la vigilancia, las vacunas tanto para los trabajadores como para los animales, y la capacitación en bioseguridad pueden ser incompatibles con el modelo de granja industrial tal como es.

Ganadería industrializada al límite

FAIRR descubrió que el 73% de los productores de carne más grandes del mundo actualmente calificaron como de «alto riesgo» en su Clasificación de Pandemia. Compañías globales como JBS y Venky, que son la cadena de suministro de McDonald’s, fueron destacadas junto con otras 44 por su «incapacidad para prevenir la aparición de nuevas enfermedades zoonóticas».

«Las plantas de procesamiento de carne están en el centro de los brotes de covid-19 en todo el mundo», explicó el informe. «El modelo industrializado de producción animal se ha optimizado para priorizar tanto el costo como la eficiencia de la producción, a expensas de muchos otros factores, como la seguridad de los trabajadores, la bioseguridad y, en última instancia, la resiliencia».

Las granjas industriales o las operaciones concentradas de alimentación de animales los albergan en grandes cantidades y muy cerca unos de otros. Este tipo de agricultura causa problemas de salud en los animales, los trabajadores y las comunidades vecinas.

Una más de una larga lista de enfermedades zoonóticas

La agricultura industrial genera contaminación en diversas formas que pueden dañar el ambiente local a través del aire, el agua y la tierra. La gestión ineficaz de los desechos, en particular, también puede conducir a la contaminación de los alimentos con bacterias. Algunos expertos creen que las granjas de cerdo superpobladas y el mal manejo de los desechos contribuyeron al brote inicial de la gripe porcina H1N1.

La organización Viva por el Bienestar Animal!, recientemente, solicitó el fin permanente de la ganadería industrial y el cierre de todas las plantas de procesamiento de carne. Los informes vinculan más de 25.000 casos de covid-19 con instalaciones de envasado de carne en los EEUU, mientras que Alemania recientemente reintrodujo medidas de cuarentena después de brotes graves en varias plantas de procesamiento de carne.

Los informes indican brotes similares en plantas y mataderos en todo el mundo, incluso en el Reino Unido, España, Australia, Brasil y Canadá. «El vínculo entre la cría intensiva de animales y el brote de enfermedades es claro», dijo la Dra. Justine Butler, investigadora principal de zoonosis en Viva!. «La pandemia de covid-19 es solo una más de una larga lista de enfermedades zoonóticas que han sido causadas por el consumo y la explotación de animales».

Fuente: https://www.livekindly.co, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here