Las vacaciones de fin de año suelen ser un momento para compartir con familiares y amigos, y eso incluye casi siempre el intercambiar regalos. ¿Y qué tal si pensamos también en el ambiente cuando consideremos los regalos de este año?

Hay muchas ideas de obsequios que reducen la presión sobre nuestro planeta. Piensa creativamente cómo puedes usar menos recursos naturales. Por ejemplo, puedes elaborar regalos artesanales con tus propias manos o escoger presentes que minimizan el desperdicio o el uso de electricidad.

“En lugar de comprar objetos nuevos, ¿por qué no buscar piezas únicas y exclusivas en mercados de segunda mano o tiendas de artículos reciclados? Estas estrategias comerciales son clave para ayudar a cerrar el esquema de la circularidad, ya que permiten que los productos y materiales se mantengan en el mercado el mayor tiempo posible”, explica Beatriz Martins Carneiro, oficial de ecoetiquetado e información al consumidor del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP).

Emprendedores de todo el mundo que han participado en el premio Jóvenes Campeones de la Tierra de UNEP están trabajando en ideas innovadoras para hacer que los regalos sean especiales y amigables con el planeta. A continuación, compartimos tres ejemplos de productos ecológicos para estas fiestas.

Regalos de la naturaleza

La naturaleza puede inspirarnos muchos obsequios, desde alimentos con base en plantas hasta cremas faciales y perfumes orgánicos. Lisa Curtis, de 29 años, decidió comenzar a hacer suplementos dietéticos nutritivos a partir de moringa, un árbol rico en nutrientes. Ella trabaja con agricultores de Ghana, Haití y Nicaragua para hacer que estos productos estén disponibles para un público global.

Mientras tanto, Celine Jennison, de 26 años, se inspira en la naturaleza para una colección de cuidado de la piel densa en nutrientes. Sus productos artesanales, como el jabón de cedro negro o los aceites corporales para la hora de dormir, utilizan cultivos arbóreos y plantas perennes.

Sus productos fomentan la agricultura regenerativa y la conservación del océano de una manera saludable y asequible, ya que están diseñados para que no generen desperdicios.

¡Suprarecicla!

La industria de la moda es responsable de entre 8% y 10% de las emisiones globales de dióxido carbono, más que todos los vuelos internacionales y el transporte marítimo combinados.

Pero hoy día tenemos la oportunidad de dar un giro sostenible al sector. El informe El Estado de la Moda 2019 de McKinsey & company señala que nueve de cada 10 consumidores de la Generación Z – aquellos nacidos entre 1994 y 2014-, creen que las empresas tienen la responsabilidad de abordar los problemas ambientales y sociales.

Los jóvenes están liderando la industria del reciclaje y suprareciclaje de ropa. Omar Itani de Líbano, Joven Campeón de la Tierra 2019, es un buen ejemplo. Su compañía FabricAID lleva el concepto a otro nivel, ya que se enfoca en ayudar a las comunidades vulnerables a pagar ropa de segunda mano de calidad, a un bajo costo.

Embalaje ecológico inspirador

Cuando Alhaji Siraji Bah, de 19 años, perdió todo en un devastador deslizamiento de lodo en su natal Sierra Leona, pudo haberse dado por vencido. En cambio, utilizó esta experiencia para aprender sobre los motivos que causan este tipo de desastres. Su investigación arrojó que la deforestación y cantidades masivas de residuos estaban conduciendo a la degradación ambiental.

En Oriente Medio y África se producen casi 1.000 toneladas de residuos al día, de las cuales alrededor de 50% está compuesto principalmente por residuos plásticos y biomasa, dice Bah. “Nos preguntamos cómo ayudar a reducir este desperdicio, al tiempo que creamos una oportunidad comercial viable”, explica.

La compañía de Bah aborda la crisis de los desechos en Sierra Leona haciendo bolsas de papel biodegradables con hojas de plátano. Con este producto, reducen el uso de bolsas plásticas y la consecuente contaminación por este material. Hasta la fecha su equipo ha hecho más de 250.000 piezas.

En India, el papel reutilizable producido por Nitish Singh, de 27 años, se puede usar más de 100 veces. Se puede escribir con bolígrafos convencionales, lápices y rotuladores eliminando su escritura limpiando el papel con un paño húmedo.

La mayoría del papel de regalo solo se usa una vez. Imagine el gasto que representa el papel de un solo uso: la fabricación requiere grandes cantidades de agua: alrededor de 5 litros de agua dulce para hacer una sola hoja A4, según Singh. Para 2020, se espera que la producción mundial de hojas A4 supere los 25 billones por año, lo que exige la destrucción de 60 millones de hectáreas de bosque, equivalente al área de Francia, señala Singh.

Estas son solo algunas de las formas para reducir el desperdicio y cuidar los recursos del planeta en las fiestas de fin de año. Intente repensar sus regalos por completo.
“Si compra regalos, inspírese en la naturaleza o compre productos y servicios que consideren la sostenibilidad. Trate de usar bolsas, revistas, periódicos, mapas o telas obsoletas y decoradas para envolver, por ejemplo”, dijo Garrette Clark, asesor de estilos de Vida Sostenibles de UNEP.

Fuente: https://www.unenvironment.org/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here