Casi uno de cada cuatro estadounidenses (23%) asegura haber comido menos carne en el último año, mientras que la gran mayoría (72%) dice que está comiendo la misma cantidad de carne. Muy pocos (5%) informan haber comido más carne este año que en el pasado.

Estos datos provienen de una encuesta telefónica de la firma Gallup realizada con adultos estadounidenses el año pasado. Cuando se les preguntó con qué frecuencia comen carne de res, pollo o cerdo, dos de cada tres adultos estadounidenses dicen que la comen “con frecuencia” (67%), mientras que el 23% dice que comen carne “ocasionalmente” y el 7% “rara vez” la consumen. Solo el 3% informa que “nunca” come carne.

Ciertos grupos son más propensos que otros a decir que han comido menos carne en el último año:

  • Las mujeres tienen aproximadamente el doble de probabilidades que los hombres de reportar haber reducido el consumo de carne.
  • Los no blancos informan que han reducido la carne en sus dietas a una tasa más alta que los blancos.
  • Los habitantes del medio oeste de EEUU tienen menos probabilidades de reducir su consumo de carne que los adultos en otras partes del país.
  • Aproximadamente uno de cada cuatro residentes de ciudades y suburbios ha reducido su consumo de carne, mientras que los residentes en áreas rurales tienen menos probabilidades de informar que lo han hecho.

Datos del Departamento de Agricultura de EEUU aportan que la carne de cerdo y especialmente la carne de res eran las más populares durante la mayor parte de 1900, pero el pollo ganó popularidad con el tiempo, y finalmente se convirtió en la carne más consumida en los últimos años. Desde una perspectiva global, Estados Unidos se ubica regularmente entre los principales países en consumo de carne.

Sin embargo este informe no necesariamente significa que el vegetarianismo está en aumento. De hecho, la última lectura de Gallup sobre este tema encontró que el 5% de los estadounidenses se consideran vegetarianos, un resultado similar a la tasa de los últimos 20 años.

Los problemas de salud son el factor más importante

El factor más importante para reducir el consumo de carne son los problemas de salud: Nueve de cada 10 dicen que es una razón mayor (70%) o menor (20%) por la que están reduciendo la carne. Después de la salud, las preocupaciones ambientales son el siguiente factor más destacado que conduce a la reducción del consumo de carne: Siete de cada 10 dicen que las preocupaciones sobre el ambiente están detrás de evitar la carne (el 49% dice que es una razón importante y el 21% una menor).

La mayoría también asegura que las preocupaciones sobre la seguridad alimentaria (43%) y el bienestar animal (41%) hacen que coman menos carne.

Las razones menos citadas para evitar la carne son “que es más conveniente debido a los hábitos alimenticios de otros miembros de la familia” (16%) y que “ven a otras personas comer menos, poca o ninguna carne” (15%). Las razones religiosas fueron las menos citadas para reducir el consumo de carne (12%).

Fuente: https://news.gallup.com, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here