Muchos países han puesto ya límite a la venta y circulación de vehículos de combustión (diésel, gasolina, gas e híbridos) y apuestan por el carro eléctrico para imponer una movilidad sostenible y combatir los efectos del cambio climático.

Aunque no forma parte de la negociación climática, la apuesta por una movilidad sostenible planea sobre la Convención Marco de la ONU sobre el Cambio Climático (COP24) de Katowice (Polonia) como uno de los principales argumentos de los países desarrollados para mitigar el cambio climático.

Carro Eléctrico

La movilidad eléctrica sigue siendo la más publicitada

En mesas redondas y eventos paralelos el vehículo eléctrico es protagonista porque para muchos va a ser “indispensable” para combatir las emisiones más contaminantes y mejorar la calidad del aire sobre todo en grandes ciudades, pero para otros no es la herramienta clave en la transición a una economía descarbonizada.

La “clave”, mantienen, es reducir de forma considerable el número de carros que circulan por las ciudades -también los eléctricos- y que la energía necesaria para cargar una flota de vehículos mayoritariamente eléctricos sea soportada con fuentes energéticas renovables.

El científico Xavier Querol, especialista en geoquímica ambiental y contaminación atmosférica del Instituto de Diagnóstico Ambiental del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España, le dijo al portal de noticias EFEverde que si esa energía no procede de fuentes renovables “lo único que haremos es trasladar la contaminación de sitio”.

vehículos de combustión

Emisiones cero

El primer país que limitará la venta de vehículos contaminantes será Noruega, donde a partir de 2025 ya solo se venderán vehículos cuyas emisiones sean “cero”. En Dinamarca, Irlanda, Finlandia, Suecia, Alemania, Holanda o Austria pretenden poner coto a los coches contaminantes en 2030 y en Francia, en el Reino Unido o en Italia la prohibición se establecería en 2040.

La Agencia Europea de Medio Ambiente ha revelado que las emisiones de gases de efecto invernadero del sector transporte en la UE crecieron en 2017 por tercer año consecutivo, y que el diésel continúa siendo el combustible más vendido (el 67% del transporte rodado en Europa se mueve con diésel), aunque en 2016, por primera vez desde 2010, se vendieron más coches de gasolina que de diésel.

Además de las imposiciones que ya estudian muchos países, algunos de los principales fabricantes de automóviles han comenzado ya a apostar con nitidez por los vehículos eléctricos. En los próximos años Volvo solo comercializará vehículos eléctricos o híbridos, Seat tiene previsto ofertar 50 modelos eléctricos en 2025 y Volkswagen va a acometer una inversión de unos 40.000 millones de euros (45.500 millones de dólares) para incorporar la fabricación de baterías y atender la creciente demanda de vehículos eléctricos.

Fuente: EFEVERDE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here