7 falsas creencias sobre el ahorro energético en casa

“Dejar las lámparas fluorescentes encendidas consume menos”

Un consejo muy extendido es el de que las lámparas fluorescentes consumen más cada vez que se encienden y apagan, que si los dejamos encendidos. El encendido de estos supone un sobreconsumo, pero de apenas una fracción de segundo, por lo que nunca compensará el hecho de dejarlos encendidos. Lo que sí que debemos destacar de los tubos fluorescentes, a diferencia de los LED, es que encenderlos y apagarlos en repetidas ocasiones puede acortar su vida. Sea como sea, lo mejor es optar siempre por bombillas de bajo consumo que siempre suponen un ahorro energético.

 photo computadora1_zpse2184b9f.jpg

“Las ‘lucecitas rojas’ no gastan”

Mantener los aparatos en modo espera o reposo supone hasta un 15% de la energía que consumiría este aparato si estuviese encendido. Tanto es así, que puede llegar a representar el 5% del gasto de energía de una vivienda.

 photo lavaplatos_zps204e99a1.jpg

“El lavaplatos gasta más que lavar a mano”

Pese a lo que se pueda llegar a pensar, el lavar a mano consume más que el usar el lavaplatos. Y es que, pese al gasto de luz que este electrodoméstico pueda suponer, siempre que se trate de un lavaplatos eficiente, el lavado a máquina puede llegar a ahorrar hasta un 40% más de agua y un 10% de energía. Eso sí, a la hora de poner el lavaplatos deberemos fijarnos que esté completamente cargado o en el programa de media carga, para evitar desperdiciar energía.

 photo fogon_zps18ad6952.jpg

“La llama del fogón de la cocina al máximo calienta antes”

Si cocinamos con gas, poner la llama al máximo no supondrá que los alimentos se hagan antes, ya que las llamas que sobresalgan de la base del recipiente, no sólo no lo calentarán, si no que, además, quemarán la olla o sartén. Por eso, a la hora de cocinar, siempre debemos fijarnos que la llama se ajuste a la base del recipiente que estemos utilizando en ese momento, para evitar malgastar energía. Lo que sí que ayudará a que la comida se haga antes es el uso de tapas tanto en ollas, como en sartenes.

 photo cocinagas_zps3ba7265e.jpg

“La cocina de gas gasta más que la eléctrica”

Pese a que son mucho más actuales, las cocinas vitrocerámicas consumen hasta cuatro veces más que las de gas. Por eso, si disponemos de una cocina de este tipo, lo ideal es que utilicemos sartenes y ollas con fondo grueso difusor, de esta manera lograremos una temperatura más homogénea en todo el recipiente. Además, no debemos olvidarnos del uso de tapas para aprovechar mejor el calor.

Los grifos monomando ayudan a ahorrar

Las griferías monomando, aquellas que disponen de una sola palanca para ajustar el flujo y la temperatura, ayudan a ahorrar respecto a las bimando o los grifos individuales, siempre y cuando se utilicen correctamente. Esto es, cada vez que se abra el grifo, si no se necesita agua caliente, éste debe estar en posición de frío, ya que si no estaremos haciendo que el calentador se active, aunque esta no llegue a producir agua caliente, generando unos picos de energía que suponen un malgasto de la misma.

“El aislamiento casi no afecta al gasto de energía”

Para muchos, el aislamiento de la vivienda es algo que apenas tiene importancia, sin embargo, el hecho de elegir buenos materiales aislantes y solucionar posibles problemas de aislamiento puede llegar a ahorrarnos hasta el 40% del consumo del aire acondicionado o de calefacción dependiendo del país en el que nos encontremos.

Fuente: Fotocasa, Agencias

written by

The author didn‘t add any Information to his profile yet.
Related Posts

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*