¿Por qué?

Soy Tomás, desde que Mateo y Lucas nacieron empecé a preocuparme por lo que comeríamos en casa, así como a preguntarme eso que todos los papás nos preguntamos, ¿qué es lo mejor para mis hijos?. Empecé a averiguar por mi cuenta y a oír sobre los OGM (Organismos Genéticamente Modificados) y los transgénicos; así descubrí los efectos nocivos del consumo de este tipo de ingredientes que, sin información o una etiqueta que los diferencie, compramos como algo natural sin que sean fruto directo de la tierra, sino diseñados en un laboratorio.

Los productos que contengan organismos genéticamente modificados no sólo tienen efectos ambientales, agrarios y sociales; sino también, Como lo sostienen múltiples estudios científicos independientes, sobre la salud de las personas.

 photo organismosmodificados2.png

Las consecuencias de ingerir alimentos resultado de estas manipulaciones genéticas pueden ser lo suficientemente importantes como para que nos avisen que los estamos consumiendo. Este nivel de riesgo debe anunciarse en una etiqueta. No es justo que no tengamos el derecho de saber lo que nos comemos y llevamos a nuestro organismo.

En nuestra región, países como Perú y Ecuador ya tienen leyes que dan este derecho a la información para los consumidores y está en la mano de cada uno elegir qué come y a qué riesgos se expone. Ya es hora de que en Colombia también las tengamos.

Firma aquí:

https://www.change.org/p/exijan-incluir-la-informaci%C3%B3n-de-ogm-organ%C3%ADsmos-geneticamente-modificados-en-las-etiquetas-de-informaci%C3%B3n-nutricional-de-productos-alimenticios-y-stickers-de-frutas-y-vegetales

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here